100 consejos para el Protagonista de Cambio

Estos son 100 consejos para el Protagonista de Cambio. Tomen lo que les sirva, suelten lo que no y recuerden siempre que fueron escritos desde mi vivencia. Vivan ustedes su experiencia.
Si vas a leerlos, te recomiendo que bloquees 10 minutos (nada más que 10 minutos de los 960 que estás despierto) y los leas centrado, tranquilo…
Abrazo grande!
Luciano

1.- Creé en tu Luz.
2.- Lo que te propongas lo podés lograr.
3.- Aprendé a perdonarte.
4.- Aprendé a perdonar a otros, a pesar de que no te pidan perdón.
5.- No aceptes un NO como respuesta.
6.- Cuidá y queré a tu cuerpo. Es tu casa.
7.- Agradecé. Al hacerlo seguido vas a necesitar menos porque te vas a dar cuenta que tenés mucho.
8.- Si tu atención está puesta en lo que te falta, tengas lo que tengas, siempre te va a faltar.
9.- Aprendé a no juzgar. Lo que es “bueno” hoy puede no serlo mañana. Lo que es “malo” hoy puede ser la puerta a tu mayor tesoro.
10.- Sé humilde. Puede que no seas el dueño de la verdad.
11.- Aprendé a Escuchar. No tanto palabras sino las emociones. Ellas no mienten.
12.- No te quejes. No suma. Si lo hacés, involucrate con una propuesta. Eso va a hacer que te dejes de quejar.
13.- Perdoná y honrá a tus padres. Hicieron lo que pudieron. Igual que vos.
14.- Honrá a tus maestros.
15.- Honrá a tus amigos.
16.- No tomes los libros al pie de la letra, son experiencia de otros.
17.- Escribí tu libro, por más que no lo escribas. (no pienses tanto esto)
18.- Experimentá en tu vida el aprendizaje teórico de los libros. Dejá de especular racionalmente. Ya leíste todo lo que necesitás leer.
19.- Para darte cuenta de lo que sos capaz de lograr necesitás sí o sí “algo” que te ayude.
20.- Ese “algo” es lo que te está pasando exactamente en este momento. Cuando tu valentía sea mayor a tu temor vas a pertenecer al 5% de la humanidad que se anima a ser líder. El otro 95% sigue especulando.
21.- Necesitás ese temor para crecer. Sin él, ¿cómo podés comprobar cuán lejos podés llegar?
22.- Sé compasivo con vos mismo. Si fallaste, aprendé y volvé a elegir. Vas a tener muchas más oportunidades de experimentar aquello que todavía no aprendiste.
23.- Nunca te creas que llegaste. En ese momento vas a volver a empezar.
24.- Hacé de tu Vida algo que valga la pena ser vivida mil veces más.
25.- Llamate a brillar. Declaralo. No importa que no sepas como. Lo más importante ahora es tu voluntad y tu decisión de ir para ese lado. La Vida te va a mostrar como.
26.- Cree en tus dones. Muchos de los que tenés quizás ni creas que lo son. Ese es el fruto que trajiste para brindarle al mundo.
27.- No importa la cantidad de veces que te pierdas. Lo que verdaderamente importa es la capacidad que tengas para Recordar el camino de vuelta a tu “hogar”.
28.- Para “volver” create un hábito, un atajo. Algo que te ayude a recordar. Porque te vas a olvidar, inminentemente.
29.- No delegues tu éxito y tu propio valor en los resultados que consigas. Si hacés eso, tu valor va a depender de esos resultados que alcances. Creá tu éxito en base a la cantidad de veces que te levantes y persistas cuando no se den esos resultados.
30.- Para conocer tu luz, tenés que pasar por tu oscuridad. Sino no podés darte cuenta… que sos Luz. Que venís a brillar.
40.- Tu cuerpo es un equipo de un trillón de células inteligentes operando en completa cooperación y sinergia. Pura magia. Inteligencia Cósmica. Recordalo.
41.- De nada sirve que niegues tu propia luz para que otros no te juzguen como pedante o engreído o para habitar la “falsa humildad”. Tu Luz despierta la Luz de otros.
42.- Sos la misma Vida que toma conciencia de la Vida. Una liebre no se da cuenta de esto. Vos sí. Tenés un plus frente al resto de la Creación. No para verte superior, por el contrario, para honrarla y recordarle a otros quienes verdaderamente son.
43.- Amá la Tierra y todo lo que habita en ella. Cuidala como lo más preciado que tenés.
44.- Amá al Sol. Somos su Energía.
45.- Honrá y agradecé los alimentos, son fuente directa e indirecta de esa luz solar.
46.- Antes de terminar una relación, no dejes de aprender que te viene a mostrar esa persona de la cual te querés desprender. Si no aprendés, vas a volver a repetir…
47.- Inspirate por tus modelos. Estén vivos o no. Rescatá sus mejores cualidades. No los endioses. Ellos también tienen defectos. Crea tu propia canción.
48.- Saná tu pasado. Por más duro que haya sido. Animate a enfrentarlo. Quizás muchos de los sufrimientos que vivís hoy es producto de eso. Usá el Perdón como herramienta de sanación.
49.- Animate a soñar. Nadie puede ni pudo decirte lo que sos capaz o no de lograr. Si te lo creíste, quizás sea el momento de empezar a creer. En el mago que habita en vos.
50.- Tu Vida va a estar determinada por lo que te creas que sos. Si te ves uno más. Vas a hacer cosas que hacen la “mayoría”. Si te ves único (cómo lo sos). Vas a hacer cosas únicas. Empezá reconstruyendo la historia que te contás de vos mismo.
51.- Vos venís de una eyaculación, la de tu padre. En ella había más de 40 millones (!!!!) de espermatozoides. Cada uno portando el adn para una vida distinta a la tuya. Vos fuiste el que ganó esa carrera. ¿Creés que es casualidad?
52.- Que hayas llegado hasta acá es producto de una inmensa cantidad de sincronicidades. Si uno de tus padres, abuelos, bisabuelos hubieran perdido alguno de los cientos de colectivos que se tomaron quizás vos no existas. Nada en esta vida pasa por casualidad. Tu Vida no es casualidad. Tu Vida es un regalo. Al mundo.
53.- Darle un sentido sublime a tu Vida depende de lo que te creas que sos capaz de lograr.
54.- Y de tu valentía. Quizás implique hacerte cargo de una conversación que te da mucho miedo enfrentar. Quedarse anclado en el puerto puede ser seguro pero también el caldo de cultivo para una vida sin alma, muerto en vida.
55.- Animate a decir No. El costo de no hacerlo es alto y afecta tu dignidad. Al mismo tiempo tus si´s van a tener más fuerza.
56.- Animate a decir No Sé. Solo en ese momento podés aprender algo nuevo o distinto.
57.- Viví con la mochila liviana. No te llenes de cosas que no te puedas desprender.
58.- No te cargues la felicidad de los demás a tus hombros. Hacete cargo de ser felíz vos y transmitirle tu felicidad a los demás.
59.- Bailá.
60.- Si estás triste, viví tu tristeza. Llorá. Que nadie te impida esto.
61.- Si tenés envidia, no te juzgues ni te pegues. Quizás lo que te venga a mostrar esa envidia es que te ves menos que aquel que envidias por aquello que tiene y vos no.
62.- Tu ser no vale por lo que tiene. Vos valés independientemente a lo que tengas. (N.d.a.: háganme acordar de esto que es lo que más me cuesta recordar! Por favor!)
63.- No tengas miedo. Es una creación mental. El miedo en sí no existe, es una creación de tu cabeza. De todos los caminos posibles que existen vos elegís contarte el peor.
64.- Confiá en la Vida.
65.- Enfrentá tus miedos. El primer paso es Aceptando que eso puede pasar. En ese momento el miedo te va a dejar de tener cautivo.
66.- Al vivir con miedo estás haciendo real todos los días en tu cuerpo aquello que todavía no sucedió. Si tu atención está puesta ahí lo estás atrayendo a tu vida. Y se termina transformando en la profecía autocumplida. Empezá desafiando aquellos miedos más leves dejando para el final los más profundos.
67.- No tengas celos. Esa persona que crees que es tuya. No es tuya. Cuanto más te desapegues más cerca la vas a tener.
68.- Cada ser humano, cada alma, tiene su propio tránsito. Si buscás cambiar a alguien, preguntate porqué. Quizás algo tengas que aprender ahí.
69.- Aprendé a callar tu mente.
70.- Cuando lo hagas, sumergite en un bosque a escuchar. Quizás la Vida tenga un mensaje ahí para vos.
71.- No expliques tanto. Hay cosas que es preferible dejarlas en el espacio de lo no explicativo. Para determinadas situaciones, el lenguaje no alcanza…
72.- Hacé deporte y si no tenés ganas, salí a caminar. Tu cuerpo existe para moverlo. Sino se oxida.
73.- Aprendé a escuchar tus emociones. Es el atajo al alma. Ellas te muestran donde verdaderamente estás.
74.- Si tus emociones a diario son destructivas (rabia, ansiedad, angustia, miedo), por ahí no es.
75.- Aprendé a pedir ayuda con humildad.
76.- La Vida está para difrutarla al máximo. Si no lo estás haciendo es producto de tus creencias. Animate a enfrentarlas. Cuando lo hagas vas a estar más liviano. Y si creas nuevas creencias tu vida va a cambiar para siempre… quizás hasta cambies de profesión.
77.- Ya se los dije pero vale la pena repetirlo: No temas.
78.- Animate a creer un mundo mejor.
79.- Animate a crear un mundo mejor.
80.- Ya somos muchos y cada vez más. Enseñale a tus hijos, sobrinos, amigos… no con palabras sino con el ejemplo.
81.- Levantá algún papel de la calle, por más que no sea tuyo.
82.- Si tu corazón se enfrió e hizo que te alejes de los demás producto de vivir en la ciudad, poné toda tu atención en dar: reconocimiento, cariño, ternura. Un mail de reconocimiento a algún amigo, familiar o empleado. Un abrazo. Una demostración de cuán importante es esa persona para vos.
83.- Aquello que estés anhelando, empezá a darlo.
84.- Lo que estás recibiendo del mundo y de los demás es producto de lo que estás brindando.
85.- No te enojes con el mundo. Observá. Tomá registro y con mucha humildad, transfórmate en protagonista de tu propio cambio. Dá aquello que carezcas. La Vida va a obrar en consecuencia.
86.- No critiques ni compitas con aquellos que trabajan para la paz. Defendelos como si fuesen tus hermanos, de hecho, lo son. Ayudalos en su servicio.
87.- Rodeate de personas que vivan en el mundo emocional que anhelás para tu vida. Si tenés que sostener una relación que despierta tu peor versión, encontrá los espacios y las personas que te nutran y te sostengan. Encontrá tu tribu.
88.- Honrá tu religión. En ella hay mucha sabiduría. No tomés todo lo que te dicen los representantes de esa relñigión al pie de la letra, acordate que son seres humanos y que al transmitirte lo que ellos aprendieron aparece su propia experiencia en esos aprendizajes transmitidos. Encontrá algún maestro que te sepa escuchar con humildad dentro de ella.
89.- Llevá a la práctica las enseñanzas. Pasalas por el filtro de tu propia experiencia. No creas en la teoría sin experimentar.
90.- Recordá que no estás separado del resto de Todo.
91.- Es fácil olvidarse de esto. No existe tal separación. Somos Uno con Todo.
92.- Empezá a experimentar la Energía Amor. Amor principalmente por vos mismo, por el Ser Inmenso que habita en vos. Cuando lo asimiles te vas a dar cuenta que esa misma Divinidad habita en todos.
93.- Dado que somos Uno, lo que estés dando te lo estás dando a vos.
94.- No busques “mentalmente” ser bueno. Permití que esa bondad brote de la conciencia de Amor que construiste en vos.
95.- Separá aquello que te separa de ese Amor que Ya Sos.
96.- Usá la misericordia como instrumento de Amor. Sé Cordial (pasalo por el corazón) con tus miserias y la de los demás, que son las tuyas.
97.- Disfrutá mucho el Camino. Crea tu Cielo en la Tierra.
98.- Sos una gota del Océano. Este océano no sería el mismo sin tu gota. (gracias Teresa de Calcuta!)
99.- Ama con toda tu alma y experimentá la Gloria Divina de estar verdaderamente Vivo.
100.- Amá al Creador, a la Fuente, a la Energía Cósmica, al Arquetipo Uno, al Padre, a Dios más que a nada en el mundo. De esa Fuente venimos y hacia esa Fuente Divina vamos.

Gracias!!